JIM BEAM BOUBON

JIM BEAM BOURBON

-

Publicado en , .

Decripción de producto

En 1788, Jacob Beam era uno de los colonos que, siguiendo el sendero Daniel Boone al Oeste a través de un área conocida como Cumberland Gap, trajo a su familia desde Virginia al Kentucky District. Fue aquí que la destilería Beam fue fundada en 1795. El nieto de Jacob, James Beam, se unió a la empresa en 1880, dando su nombre a uno de los bourbons más famosos en todo el mundo.

Hoy la Jim Beam Distillery está en Clermont, Kentucky, y produce cuatro millones cajas de bourbon al año. La destilería tiene en exposición un alambique que tiene más de 200 años de antigüedad.
Hoy a fin de garantizar la calidad del producto, gran parte del método de elaboración del bourbon está regulado por ley. El bourbon debe producirse con un mínimo de un 51 por ciento de maíz y ser añejado en barriles de roble blanco quemados por dentro. El envejecimiento debe tomar un mínimo de dos años (una rareza -la mayoría de los bourbons se dejan envejecer de cuatro a ocho años). Si el licor ha sido dejado envejecer por menos de cuatro años viene indicado en la etiqueta.

Los pasos seguidos para su producción son los siguientes:
-Selección de granos y molienda. Las fórmulas más comunes consisten en una mezcla de malta de cebada y centeno o trigo, además del maíz. Cada destilador selecciona cuidadosamente los granos, según la calidad, madurez y humedad de los mismos. Estos granos se muelen en harina gruesa, mezclada a intervalos con agua pura sin hierro. Una vez realizada esta mezcla se maltea y se cuece. Durante este proceso, la malta produce almidón, que con la cocción siguiente se convierte en maltosa, o azúcar de grano. Más tarde se incorpora a la mezcla una variedad de levadura que transforma el azúcar en alcohol, comenzando así el proceso de fermentación.
-La fermentación. Las variedades de levadura usadas en la fermentación de la malta en las diferentes destilerías de whisky Bourbon distinguen unos de otros y, por lo tanto, se consideran como secretos bien guardados en la industria. Esta levadura afecta al cuerpo, aroma y sabor de la bebida, tanto como el proceso de envejecimiento.
La fermentación tiene lugar en grandes cubas, algunas con capacidad de hasta 50.000 galones americanos (189.250 litros). En sus inicios, las cubas estaban hechas de ciprés y, aunque algunas destilerías todavía emplean esta madera, ahora lo más común son los tanques de acero inoxidable. Después de tres o cuatro días de fermentación, la malta se transfiere a otro recipiente para su destilación. En este punto, la mezcla es de un 8 o 9 por ciento de alcohol, dándole una graduación alcohólica de 16 a 18°.
-La destilación. Este proceso se realiza para eliminar el alcohol de la malta y se logra calentando la misma en los alambiques y recogiendo el vapor que se enfría y se reconvierte en un líquido, conocido como “licor bajo” o “cerveza de los destiladores”, que contiene entre un 45 y un 65% de alcohol (de 90° a 130°). La mayoría de los destiladores usan una cucúrbita para continuar la conversión del licor bajo a licor alto, que posee entre un 50 y un 57,5 % de alcohol (100° a 115°). Sin embargo, cuanto más alta sea la graduación alcohólica del Bourbon, más baja será la cantidad de elementos que le den sabor.
Los destiladores de Tennessee dan un paso adicional en este proceso, filtrando el licor alto a través de un filtro de carbón de arce de múltiples capas, antes de proceder al envejecimiento.
El envejecimiento. El licor alto se introduce en barriles nuevos de roble blanco carbonizados, durante al menos dos años y un máximo de doce. A medida que el líquido se añeja, los cambios de temperatura provocan que el barril se expanda y contraiga a través de la capa caramelizada de madera carbonizada, suavizando y dando la apariencia de este whisky..

Información adicional