VINO PAGO DEL VICARIO

PAGO DEL VICARIO 50/50

-

Decripción de producto

Pago del Vicario 50-50

Variedades: Tempranillo 50% y Cabernet Sauvignon 50%

NOTA DE CATA

Rojo picota intenso de ribete granate, glicérico, limpio y brillante y ribete rubí.

Nariz muy perfumada de caracter floral de violetas con notas balsámicas de matorral mediterráneo, pimienta negra y pimentón. Notas dulces de fresón maduro y melocotón, ahumados de tabaco y mineral de talco de rosas.

Boca viva y con fruta madura que recuerda a la mousse de frambuesa. Se encuentra complejidad en los ahumados y especias dulces que aporta la crianza de la selección de barricas. Tanino aterciopelado. Sabor a campo, a flores, a sotobosque.

Maridaje:

Temperatura de servicio: Servir entre 16 y 17ºC.

Guía Peñin 2013: 87 pts – “Color cereza, borde granate. Aroma potente, fruta confitada, algo evolucionado. Boca amargoso, sabroso, taninos maduros.”

Otros datos de interés:

Pago del Vicario se encuentra a 9 kilómetros del centro de Ciudad Real en un entorno flanqueado por el río Guadiana y en las primeras estribaciones de los Montes de Toledo. Dedica toda la uva que produce, en los viñedos situados junto a la bodega, a la elaboración de sus propios vinos, con la filosofía de pago con la que nació el proyecto en el año 2000.

El nombre de Pago del Vicario, es fruto de la fusión de dos hechos. Por un lado la finca se encuentra enclavada junto al embalse del Vicario y, por otro lado, un antepasado de la familia, gran amante del vino y la viticultura, fue vicario de la diócesis de Ciudad Real. Este hombre defendió, en tiempos difíciles, el moderno concepto de pago que se basa en el seguimiento del producto desde la cepa hasta su envasado en un mismo espacio, filosofía que se defiende hoy con la misma pasión. La bodega, en forma de catalejo, se levanta sobre el terreno del propio viñedo y se funde con en el entorno de una manera natural y con una silueta vanguardista al margen del río Guadiana y a los pies de los Montes de Toledo. Cada una de las distintas lomas del edificio, se integra a la perfección con la orografía y el color del paisaje, al tiempo que la sucesión de arcos decrecientes simboliza las distintas fases de transformación del proceso, desde el viñedo, al depósito, a la barrica, a la botella y finalmente a la copa. Su diseño conjuga modernidad y tradición. En su interior instalaciones de última generación y un parque de barricas compuesto por distintos tipos de roble: predominantemente francés, así como americano y del Caúcaso.

El viñedo esta situado a 600 metros de altitud, en la ribera del río Guadiana. Abarca una superficie de 130 hectáreas de viñedo, en el que predomina la Tempranillo, la uva española por excelencia. Se cultivan además Garnacha, Graciano, Merlot, Syrah, Cabernet Sauvignon y Petit Verdot en tintas; Sauvignon Blanc y Chardonnay en blancas. Posee una orografía ondulada, con pendientes decrecientes hacia el río. Su proximidad al curso de agua, le proporciona un microclima excepcional, con temperaturas suaves y un gran contraste termico entre día y noche, lo que favorece la sintesis de aromas en la época de maduración de la uva. Los suelos, muy heterogéneos en cuanto a textura y composición, van desde los francoarenosos y francolimosos, a zonas donde predominan las cuarcitas, alternando con pizarras.

Este hecho aporta una gran riqueza de matices, ya que las 29 parcelas en que se ha dividido el pago, se ajustan a las propiedades de cada tipo de suelo. El manejo está individualizado para cada parcela, de acuerdo con el tipo de vino a elaborar. Se emplean las tecnicas más vanguardistas de la viticultura mundial, tales como dendrometria o teledetección, lo que hacen de Pago del Vicario “El Pago Del Siglo XXI”.

Información adicional